popandfood@gmail.com

La icónica tarta de queso de Fismuler ahora se puede disfrutar en casa gracias a Pastelería Mallorca

La icónica tarta de queso de Fismuler ahora se puede disfrutar en casa gracias a Pastelería Mallorca

La icónica Pastelería Mallorca, empresa casi centenaria nacida en Madrid, ha puesto en marcha una colaboración muy especial con el restaurante Fismuler (Familia La Ancha) para elaborar y vender la famosa tarta de queso que Nino Redruello y Patxi Zumárraga han conseguido posicionar en el podio de las mejores tartas de queso de la capital. Desde el próximo 22 de junio, los amantes de este postre podrán disfrutarla en las tiendas de la pastelería o, si lo prefieren, en sus propios hogares solicitándolo con 24h de antelación a través del servicio a domicilio que ofrece la web de Pastelería Mallorca. Gracias a esta colaboración, los clientes de la marca podrán elegir entre adquirir la cremosa tarta completa o por porciones.

Aunque con esta iniciativa ambas empresas pretenden dar respuesta a la creciente demanda por parte del cliente de un tipo de postre muy concreto: el más característico y representativo de sus restaurantes favoritos, la realidad es que se trata de una colaboración más emocional que comercial. La tarta de queso Fismuler de Mallorca es el fruto de más de 10 años de amistad y admiración mutua de dos compañías familiares con valores como el trabajo duro, la calidad y el respeto al cliente, en común.

Es también resultado del tesón, del trabajo conjunto de ambos equipos y de una inmersión absoluta por parte de Carlos Arévalo, Director de Tiendas de Pastelería Mallorca y auténtico devoto de esta tarta, y de sus primos Jacobo y Pablo Moreno, en la cocina de Fismuler. Para conseguir replicar la característica textura cremosa y el sabor ahumado – resultado de mezclar tres tipos de queso en su receta: fresco, ahumado y azul –, los primos no dudaron en aceptar la invitación de Nino Redruello y Patxi Zumárraga para colarse en la cocina del restaurante y descubrir de primera mano los secretos de su elaboración. Ahora, meses después de estos primeros intentos y de conseguir el beneplácito de Redruello y Zumárraga, el obrador de Pastelería Mallorca se convierte en segunda cuna de la que para muchos es la tarta de queso definitiva.

Nino Redruello y Patxi Zumárraga

Para Carlos Arévalo: “es emocionante ver como esta iniciativa se convierte en una realidad por todo lo que conlleva. Para nosotros esta tarta es el resultado de una historia de evolución y tradición, de amistad y al mismo tiempo de adaptación a los gustos de nuestros clientes. Es también una muestra de lo que consideramos que nos deparará el futuro de la hostelería: dos marcas, que suman, se aportan entre sí y se complementan, colaborando entre ellas para dar una respuesta óptima a las necesidades de los clientes”.

Por su parte, Nino Redruello señala que “desde la apertura de Fismuler la tarta de queso ha sido uno de los principales deseos de nuestros comensales. Hemos podido ver como los clientes la observaban con anhelo desde la mesa, sus caras de pena cuando se servía la última porción y hasta hemos tenido que ampliar el número de tartas que se elaboraban diariamente en el restaurante para poder cubrir la demanda. Por eso, cuando Carlos nos propuso ir un paso más allá poniéndola a la venta en sus pastelerías no lo dudamos ni un segundo. Teníamos claro que solo en Mallorca Pastelería podrían hacer la tarta con el mismo mimo, cariño y cuidado que le ponemos en el restaurante para conseguir que con cada cucharada los comensales se trasladen a Fismuler estén donde estén”.

Tarta de queso en Pastelería Mallorca

Con esta colaboración, la primera con otra marca tras unos meses complejos para Mallorca Pastelería debido a un contexto sociosanitario especialmente difícil para el mundo de la hostelería, la compañía vuelve a poner de manifiesto su compromiso con la innovación para ofrecer la mejor experiencia de cliente. A lo largo de su casi un siglo de andadura, esta tradicional compañía familiar ha buscado siempre ir un paso por delante de las necesidades de sus clientes para darles una respuesta adecuada y actual, fidelizando así a un cliente que durante décadas ha visto como garantía de éxito y calidad el producto recién elaborado de forma artesanal en los obradores de la pastelería. La tarta de queso Fismuler abre así una nueva línea de negocio hasta ahora inexplorada pero que llega para quedarse.

TARTA DE QUESO DE FISMULER EN TIENDAS MALLORCA

Tarta de 6 raciones: 27 euros

Porción: 4,50 euros

Disponible para su consumo en tienda, para llevar y

con entrega a domicilio

https://www.pasteleria-mallorca.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *